miércoles, 31 de diciembre de 2014

NAVIDEATH: Die Zappa - Favalli - Picaporters {25 de diciembre - Capital Federal} {review}



Por quinta vez en el año el power trío de stoner fuzz platense PICAPORTERS me invitó a una fecha de ellos fuera de la ciudad de las diagonales. Los tres tipos que vienen de presentar la edición física de "Elefantes" y que está diagramando los pasos a seguir para lo que será la grabación de su segunda placa, ya deben estar cansados de verme la cara. Lo cierto, también, es que Lucas Barrué -guitarra- Juan Pablo Herrera Morales -bajo y voz- y Juan Pablo Vazquez -batería- son tres personas que siempre ponen buena cara con la gente. Saben que hay garcas, que hay fisuras pero siempre tienen una predisposición para con la gente en general.

Así que fue así. Cada uno se levantó como pudo y con la noche del 24 a cuestas nos metimos en el auto para buscar Steel Pub, un antro oscuro con un subsuelo más oscuro y denso ahí nomás de la 9 de Julio. Tiene una onda muy metalera ese lugar y no se puede fumar tabaco. Lo importante igual fue cuando desde la esquina veíamos a los FAVALLI y a DIE ZAPPA en la puerta tomando algo para bajar el calor de la noche. Ver a mis amigos German Belzunce, Jonas López y Ramiro Gomez Caceres de DIE ZAPPA es sinónimo de alegría inmediata para quien escribe.

Ellos venían de hacer sus movidas con la GIRA CARROGNA y de venir tocando por Capital Federal y zona norte del conurbano, como Villa Adelina y Olivos, dejando sus rastros de humanidad en cada escenario porque este trío de zona norte de GBA es eso. Es dejar sangre, transpiración y alma para los presentes. Me contaron que están cocinando lo que seré su nueva producción, "Carrogna", que tiene como objetivo el lanzamiento en la primera mitad de 2015.

Por otro lado, dejamos las cosas cerca del escenario y nos acomodamos en el lugar para ir hablando sobre los proyectos que van llevando las dos bandas de FAUNA RECORDS. Este colectivo de artistas combativos y baluartes de una impronta independiente llevan su propuesta a cualquier escenario en donde brillan las ganas de mostrar una fase en expansión desde cualquier lado del GBA. Con FAVALLI, que son los astros del acid-jam de Lugano, me hablaban de Tapiales y Aldo Bonzi y las movidas que se hacen en general en La Matanza.

Pero eso fue todo antes de que empiecen las bandas. Cuando se subió FAVALLI al escenario me fui acercando para ver el proyecto de cerca. Los tipos se forman con Facundo Ortiz en batería, Maximiliano Posse en bajo y Nicolás Ortiz en guitarra. Era inevitable ver al batero con la casaca de BLACK FLAG afirmándose ahí desde esa estampa que los que los tipos iban a hacer era sonar como locos durante largos jams bien viajeros. Hace unos largos meses atrás, Jonas López me había dicho que FAVALLI no era un viaje para cualquiera y que había que sujetarse bien cuando arrancaran. Dicho y hecho.

Luego fue el turno para DIE ZAPPA arriba del escenario. Tuvimos que hacer un break importante porque el sótano apestoso de Steel Pub no es bueno para fumar y había necesidad de aire. Después volví para ver cómo preparaban el sonido y el escenario. Se sentía la mística "carrogna" que sobrevolaba el ambiente.  Los tipos pidieron las cosas que necesitaban para sonar mostrando temple y decisión. Para tocar en un escenario porteño siendo de Munro siempre es combativo, digan lo que digan, las cosas no siempre están como uno le place pero los tres DIE ZAPPA pusieron todas las cosas para arrancar el show.

La primera vez que los veo a los chabones fue con THE RAYOS y EL TUNEL en Barintimo. Pero esta vez fueron distintos y no tanto. Sonaron mucho mejor y me regalaron un par de chiches que ellos saben que a mí me gustan. Le había preguntado antes a Jonas Lopez, batero de DIE ZAPPA, sobre la batería del lugar, dándome a entender que ya la conocía y que ya se sentía cómo en el lugar. No es un dato menor porque le estaba preguntando si iba a ver al mejor batero del conurbano en ascenso si se sentía a gusto con las cosas del lugar.

Fue así, los maestros de heavy psicodelia funk de DIE ZAPPA rompió todas las barreras conocidas por este humilde servidor. Hubo zapada larga y continua y parecía que los tipos no querían soltar las canciones que presentaban haciendo de un show de 45 minutos algo que vale la pena largamente ir a ver. Hubo mucho chiche navideño que fue una ofrenda para mí, de eso me di cuenta cuando vi a Ramiro Gomez Caceres hacer con su bajo algunos sonidos disonantes que siempre me fascinan como cual colegiala por un malandra que pasa por la escuela. La guitarra de German Belzunce es zapada plena y perdición intergaláctica que se suma a la sección rítmica de Jonas López en batería y Ramiro en bajo totalmente aceitada. El show se lo devoran por entero, puedo asegurar que no dejan nada pero lo hacen parte por parte. Son unas bestias sonoras que generaron algo hermoso como este proyecto power psicodélico.

Aparte de tener un gran respeto por lo que hacen arriba del escenario, tengo un gran respeto por cómo se tratan entre ellos. De esto me había dado cuenta cuando los fui a ver hace unos meses largos atrás pero que esta vez se volvió a sentir esa sensación de camaradería de mutuo respeto que es llevado no sólo por amigos, sino por grandes artistas. El momento épico de la noche fue cuando entre el Jona en batería y Germán en guitarra hacían de las suyas en un viaje más allá de lo conocido, daba lugar para que Ramiro descansara el bajo en una especie de viaje ancestral ayudado por la música de la viola y la batería.

Ese fue el pico más alto del show de DIE ZAPPA, y no pude evitar pensar en ellos dar un show en un escenario más grande, donde puedan moverse con más facilidad. En donde la guitarra y el bajo compartan a lo largo una experiencia que exponga mejor a la batería de la banda. Creo la próxima gira que armen, deberá llamarse LA EXPERIENCIA DIE ZAPPA. Han pasado varios días de la noche de navidad en Steel Pub, pero todavía no me puedo recuperar de ese show. Quien tenga la suerte de estar cerca de un próximo show de ellos, tiene que ir a verlos. Estos tres tipos dejan todo en cada escenario y espero que sigan así.

Luego de este colosal fuego en el escenario fue ocasión de PICAPORTERS en la noche. Palabras aparte para mis amigos con influencias sabbatheras y pinkfloydianas, los tipos se subieron al escenario y había mucha mala onda con la gente que manejaba el lugar. Si bien es cierto que muchas veces puede joder que las bandas suenen fuerte, la esencia misma del género es sonar así y por más que vengan a pedir que la banda baje su volumen, siempre se puede hacer de buena manera.

Mis amigos de PICAPORTERS fueron tratados de una manera que no me gustó y no quiero hacer una alharaca sobre el asunto, pero es feo ver que un lugar trata de mala manera a una banda cuando lo que se está haciendo es visitar un nuevo lugar que no se conoce. Quedan palabras amargas para Steel Pub en este sentido y me hubiera gustado que se hablen las cosas porque siempre que se hablan es mejor para todos. Pero supongo que están acostumbrados a otras bandas de otro género, pero con DIE ZAPPA y FAVALLI no pasó.

Pero más allá de este pedido de mala manera a que bajen el volumen, PICAPORTERS hizo lo que hace en cada escenario que toca. Su repertorio no cambia a pesar de la mala onda y como dije antes, los chabones le pusieron la mejor cara y arrancaron con "Hijo de Gaia" que es ya un clásico en cada una de todas las aperturas de sus shows. Entendí, o por lo menos creo haber entendido, por qué tiene esta forma "Hijo de Gaia". Siempre me lo pregunté pero son cosas que hay que verlas muy de cerca para comprenderlas.

Es como que PICAPORTERS va a entrando muy de a poco en el ambiente para ir acostumbrando a la gente de que van a arrancar. Lo curioso es que la gente se prende y rápidamente es cortada de cuajo porque la estructura de la canción es así. Lo hacen dos o tres veces, o las veces que pinten, por show. A veces no las tocan, pero los chabones van entrando con su sonido medio doomed, medio stoned, pero claramente PICAPORTERS. Todo esto se me ocurrió cuando tocaron en Morón con EL CAOS REPTANTE y LOS PLANETA ROJO. A veces hay que salirse de su ambiente o lugar de confort para entender las cosas. Ver como distintos públicos reaccionan a las mismas canciones.

En fin, después, y para cerrar, PICAPORTERS hizo sus ya tradicionales pasos en una noche. Lo único que recuerdo es que tocaron una canción que nunca había escuchado y que después le pregunté a Lucas (violero) sobre cuál era. Pero creo que estábamos ya en un estado de no retorno para hacer ese tipo de preguntas tan tarde en la madrugada.

Lo bueno vino después y antes. Las despedidas con las bandas que no tengo cerca, siempre son despedidas raras. Sé que en algún momento me voy a volver a cruzar porque son bandas que desde este espacio se aseguraron, por lo que hicieron y lo que harán, un lugar para ir siguiendo a las bandas del palo.

Desde ya quiero agradecer a PICAPORTERS por haberme invitado a viajar con ellos hasta Capital. Es una cuestión de privilegio que no debo olvidar y una diferencia que hacen conmigo que resalto porque tranquilamente podrían hacer las movidas ellos solos. Después está la buena y cálida bienvenida que me dieron los chicos de DIE ZAPPA y FAVALLI.

Por último y a esta altura del párrafo, también tengo que agradecer a quienes me leen acá en el blog y en la página de Facebook.



DIE ZAPPA: https://www.facebook.com/diezappa
 



FAVALLI: https://www.facebook.com/favalli.favalli
 



PICAPORTERS: https://www.facebook.com/picaporters.rock

 




No hay comentarios:

Publicar un comentario