lunes, 2 de febrero de 2015

CICLO SANGRE CALIENTE #4: Gran Cuervo - La Tumba del ALCA {Review del show}

Comentar cada uno de los shows es tarea difícil, tanto como para un fotógrafo tomar una persona en el momento justo. Quizás es un poco más fácil porque no uso flash y no pienso en cuadros, aunque bastante cuadrado soy. Pero viernes tras viernes se está generando una costumbre a lo que hago sin que con ello me vean como un freak que sólo quiero escribir sobre lo que hacen las bandas; muchos juegan con que yo voy a estar escribiendo sobre algún error en un comentario, o si voy a estar anunciando un nuevo quiebre en la biografía de alguien. Por suerte todo es joda, porque sería absurdo que alguien creyera que porque hay un tipo escribiendo desde un espacio pueda conceder algún éxito garantizado o cimbronazo en alguna repercusión.

También está, y me viene pasando seguido, quienes genuinamente se abren conmigo para contarme sobre lo que hacen, cosa que agradezco porque es el combustible necesario para darle máquina a un espacio de bandas. Que a su vez, ellos generan un espacio en donde muchas disciplinas se juntan para compartir una movida que es propia de ellos, sin ningún condicionante que el pleno intercambio cultural. Cierto es, también, que el espacio es público por lo que siempre está invitado a cualquiera por lo que el asunto se puede maximizar sin caer en el tedioso

Pero más allá de todas estas cosas, la experiencia fue muy buena. Tuve la oportunidad de conocer mucha gente detrás de muchos proyectos. Tanto músicos, como artistas gráficos que se mueven desde una independencia que siempre es inspiradora.

Ahora que estamos en febrero, y enero ha quedado atrás, queda el momento de la reflexión en el que vamos a estar juntándonos para ir viendo cómo seguir el proyecto. Será cuestión de ver con ojo crítico lo que se hizo bien y lo que necesita mejorar.


LO QUE DEJÓ LA CUARTA NOCHE: Gran Cuervo y La Tumba del ALCA

Se dio el viernes 23 de enero cuando la gente de Escobar vino de visita a La Plata. En esa oportunidad, tuve la suerte de poder hacerles unas preguntas a Emmo, el batero de La Tumba y EH!, sobre las movidas que están organizando en Escobar y Maschwitz. Fue una de las mejores entrevistas que pude hacer porque el entrevistado tiene la experiencia suficiente como para abrirse completamente con un total desconocido.

Todo eso fue el miércoles 14 a la medianoche, casi jueves 15 a la madrugada. Lo terminé de trabajar el jueves a la noche y el viernes a la madrugada estaba todo listo para presentarlo. Había dormido poco y lo único que quería era estar presente en Pura Vida Bar para ver a estos monstruos en persona. Volví a ver a Lucas Podestá y Luca Trabanco que habían venido a La Plata la semana anterior cuando tocó SANTINO Y LOS HERMANOS ENEMIGOS. Pude conocer al "Gringo" Chávez, al Chuly y a Emmo Espindola. Vinieron acompañados por los pibes de Dislexia Free, que son de zona sur, y por algunos amigos que siempre están cerca de las movidas allá en Escobar.

Traté de estar atento para que se sientan bienvenidos y también poder hablar un poco con ellos. Algunos habían venido en auto y otros directamente vinieron en micro desde Buenos Aires. Los viajes son siempre largos y, por lo que supe, desde la localía de nuestra ciudad se los recibió muy bien. Algunos vinieron varias horas antes a visitar a sus amigos de Cuco, que tienen la habilidad de saber elegir sus amistades.

A mí me vino a buscar el Poli, batero de Gran Cuervo. No pensaba ir a Pura Vida con él, pero como se había ofrecido me pareció pelotudo rechazar la oportunidad. El Poli siempre es sonrisa y tiene esa calidad de barrio que siempre está atento para tirar un chiste. Así es el Poli, y la gente lo quiere por eso. Llegamos algo temprano pero Mariano de HONGO y de Z-Estudio Taller ya estaba ahí. Después vinieron Alfredo, Franco y el Chelo para completar la alineación de Gran Cuervo. Pero claro, la banda nunca estaría completa si falta Gustavo de Nuevo Arte Mezcla, quien le hace el arte y el diseño de los discos y quién estuvo desde el primer día haciendo los flyers de las fechas en edición física.

Después cayeron los pibes de Escobar. Eran un montón, todos juntos. Juntamos las mesas para hacer una especie de previa al show y Gran Cuervo fue directo a probar sonido.

El asunto es así, GRAN CUERVO tiene la particularidad de que cuando empiezan a tocar, nunca paran. Por lo que cuando empezaron a probar el sonido, yo no me había movido de la puerta donde estaba sentado con la gente de La Tumba y los amigos que se habían acercado para ver a los pibes de Los Hornos. Entonces sucedió lo que sucede siempre que Gran Cuervo empieza a tocar, es decir, el tiempo pasa sin que nos demos cuenta. Por lo que me acerqué para ver qué pasaba y por qué todavía la banda seguía probando el sonido.

El asunto era que la banda no estaba segura del todo por el sonido desde arriba del escenario. Desde abajo se escuchaba muy bien, pero la banda se tiene que escuchar a sí misma porque si no pueden caer en error al momento del show. Bueno, el asunto se solucionó, de alguna forma, porque Franco movió algunas cosas ahí y dijo algo sobre que ahora estaba mejor. Lo consultó con los demás y el asunto se cerró ahí mismo. Yo la verdad, lo único que quería era seguir escuchando la banda pero la prueba de sonido se había acabado.

Volvieron a salir, yo me acerqué también hacia la mesa y creo que nos demoramos más que otras noches. Son cosas que pasan y a veces no se pueden controlar del todo. Si uno se pone a pensar, era la cuarta noche del ciclo y todavía estaban por venir varias noches más.

Pasaron algunas cosas más, algunas bebidas con sus oportunas historias de por medio, las cosas que habían pasado la semana pasada, las cosas que habían pasado ese mismo día y todo ese asunto que siempre hace que la gente se reúne para hablarse. No soy el más sociable del grupo y tampoco me siento incomodo por ser así. Pero fue algo que se disfrutó a nivel colectivo y creo que fue porque se pudo reunir a casi la misma gente en dos noches seguidas, haciendo de esto una oportunidad muy buena para ir conociéndonos.

La gente de Escobar nos invitó al próximo Kamikaze que se hará en marzo y tiró algunas fichas para organizar algo en el futuro. Se verá como brotarán las semillas que los amigos tiraron en esa tierra fértil que todos conocen como el colectivo Caracol Rojo.

Momento del show. Abrió Gran Cuervo y el espacio de Pura Vida estaba colmado. Yo empiezo no sólo con reconocer esas caras del público amigo de ellos, sino que empiezo a entender a ese público que sabe ir a ver una banda. No es un público inerte que espera desde una mesa a lo lejos, es un público que está cerca del escenario esperando captar la experiencia de un show. Esas cosas a mí me dejan una tranquilidad distinta. Odio cuando la gente se atomiza atrás esperando temerosamente a que la banda empiece a envolver con su sonido el ambiente.

Que Gran Cuervo toque no era simplemente una noche más de las que tuvo. Allá arriba del escenario estaba Alfredo con su guitarra, quien fue el ideólogo de todo este ciclo. Por lo que el asunto fue dándose desde una parte organizador y una parte también como banda. En un momento le comenté a Alfredo de que lo vi cuando empezó a fichar la cantidad de público que había venido, y me dijo que no se acordaba cuando había sido eso. Claro, lo hizo instintivamente y por la gente que había en Diagonal 78 entre 8 y 61, no se sintió defraudado por una baja convocatoria.

Después está lo que la banda suena. Ellos tienen algo distinto a muchas bandas, y quizás es por eso me gusta como suenan, y es que los tipos nunca hacen lo mismo cada noche. Pero tampoco hacen lo mismo en cada canción y es por eso que siempre dicen que ellos no hacen stoner, ni doom, ni funk, ni jazz-fusión, ni nada de eso. Es una alma viva que trata de explorar hasta el punto más lejano de la experiencia viva. No hacen sarasa arriba del escenario, está todo ensayado -¡y la puta madre que están buenos los ensayos! Sobre el final del show, Leo Aguilera toma el micrófono para participar. Eso le dio un gustito más a la noche, aparte de que Leito es un maestro, tiene la virtud de ser un hijo de puta que saca todos los demonios que tiene dentro. Puntitos para el guitarra/cantante/ruidista de CUCO.

Después vino el turno de LA TUMBA DEL ALCA. Nunca había visto este formato dos guitarras, bajo, teclados y batería en vivo. Había escuchado el material que tienen online y algunos videos pero nunca es igual cuando los tenés ahí nomás para ver hacer su mojo. La noche de por sí, era rara. Había 5 o 6 cámaras fotográficas y una de video y era muy curioso cómo iban saltando los flashes y las posiciones incomodas de los fotógrafos. Al momento de tocar LA TUMBA, se pudo grabar una canción entera de ellos y así generar un material audio-visual interesante sobre esta visita.

LA TUMBA abajo del escenario siempre muestra esa calidad de barrio para con la gente. Pero arriba del escenario suenan bien y tienen una onda tremenda, son una banda con pelotas que lleva su material por caminos que, en palabras de ellos es difícil de definir, pero que yo los siento progresivos y psicodélicos. Tiene esa virtud de ser una banda instrumental, dando pie a muchos chiches que pueden dejarnos de culo. Pero lo curioso, y en esto es una curiosidad de primerizo, es que la banda comparte sus instrumentos. O sea, quien estaba usando el bajo cambia su instrumento con uno de los violeros para una canción en especial y después vuelve al bajo o simplemente le deja el bajo al otro violero y así los tres que usan cuerdas, utilizan todas las guitarras y el bajo en una misma noche. Después viene el asunto de que se cambian instrumentos en el medio de una canción y eso lo pienso porque es una banda que viene aceitada desde hace tiempo.

Son curiosidades, pero que se deben tomar con calma sin hacer de esto la gran virtud de ellos. Su virtud es la entrega absoluta arriba del escenario y no quedarse en algo que sale solamente para cumplir. A los amigos de Escobar, y hablo de amigos porque así lo siento, voy a tener que verlos en vivo un par de veces más para poder ir descubriéndolos de poco, como hice con CUCO -que todavía me faltan varios shows más-, con Gran Cuervo, Ave Tierra y tantas bandas más. Es una banda que tiene que ser cotejada de manera rigurosa como si fuera una nueva enfermedad contagiosa en un laboratorio cerrado y bajo estricta disciplina casi científica. Exagero, pero me gusta ir de a poco con todas la bandas.

Eso fue la cuarta noche, la anteúltima del mes de enero. Después vino la despedida y para ese momento tengo algunas impresiones más que voy a dejar más adelante. El hecho de que haya terminado enero me da la tranquilidad de que no va a haber otro viernes para ir corriendo a conocer nueva gente. Ahora sólo me queda trabajar los textos sobre lo que sucedió con el Ciclo Sangre Caliente.

Gracias a todos lo que se toman el tiempo para leerme. Realmente lo aprecio. No se pierdan las actualizaciones de la página de Stoned Bunker en facebook.

En los próximos días voy a estar escribiendo sobre las otras noches y sobre lo que se viene para el resto del año.



FLYER: Akuma Tatuajes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario